viernes, 30 de abril de 2010

PERSONAJES PRIMERO A


Raquel Villanueva, que se instala en el piso de los Recio como alquilada junto a su prima Nines y su amiga de pilates, Blanca. Raquel, antigua directora comercial de la inmobiliaria. A pesar de su agresividad profesional y su aparente seguridad en sí misma, acumula numerosos problemas sentimentales, en su búsqueda un príncipe azul que no aparece. Al final de la tercera temporada decide convertirse en una mujer libertina. Por su parte, su prima Nines Chacón, a quien su marido ha abandonado por una más joven, es una mujer con una incapacidad para ganarse la vida y su "alergia" al trabajo crisparán a Raquel, actitudes que a la ejecutiva le parecen impropias de una mujer moderna. A pesar de su alta autoestima, Nines ha desarrollado una gran animadversión hacia los hombres, que le lleva a evitar relacionarse con ellos y a renunciar al sexo. Su apatía y extrema franqueza le enemistarán con los Recio, sus caseros, con los que se lleva fatal, mientras que su relación con Raquel es compleja debido a los diferentes caracteres de ambas. Nines también trabajó como empleada de hogar en casa de Enrique, acostándose con él, pero perdió el trabajo cuando fingió estar embarazada de éste para sacarle dinero, engaño que descubrió Raquel a Enrique. En la tercera temporada Nines pasa de dominatrix a ser contratada por el Rancio para que sea madre de alquiler de un hijo suyo, ya que Berta no puede, sin embargo cuando el niño nace el presidente "anula" el pedido, y hace que Nines se tenga que quedar con el niño.En el proceso engaña a Leo para que crea que es el padre del hijo llevandose una gran desilusión cuando se le desveló la realidad.

Motes de Nines: "Fraggel", "El bicho", "La enana".

Antes aquí estaban Cristina y Silvio que vivían de alquiler en un piso propiedad de "los Recio". Su situación económica estaba marcada por la precariedad. Ambos se apoyaban mutuamente para sobrellevar sus desgracias sentimentales. Al igual que Bridget Jones, Cris era una mujer neurótica y escéptica a quien todo le sale mal. Trabajaba como comercial en una agencia de viajes y se marchó tras su fallida boda, mientras que su compañero de piso, Silvio Ramírez, joven que se autoproclamaba idealista y soñador, se ganaba la vida poniendo copas en un bar de ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada